puff

Hablar de un puff es hablar de pura comodidad. Este es un asiento sin respaldo, hecho de tela rígida y relleno de un material blando que hace posible que se acomode a todos los cuerpos. Existen varios tipos: en forma de cubo, círculo, cuadrado, pera, sillón, entre otros tipos.

Todo indica que se inventó en los territorios de Turquía y Magreb en el siglo XVIII y rápidamente se convirtió en una pieza muy popular en la decoración del Medio Oriente, pues en algunas de las culturas de estas tierras es habitual comer en el suelo y con el puff podían hacerlo más cómodamente.

El puff se introdujo en Europa en el siglo XVII, desde Turquía pero fue en el siglo XIX cuando se convierte en un elemento muy utilizado en la decoración de los hogares de este continente.

Por su comodidad, versatilidad y originalidad todos quieren tener un puff en casa. Te mostraré cómo implementarlo de manera exitosa en la ambientación de algunos espacios de tu hogar.

Mesa de centro

Te recomendamos que escojas un puff para usarlo en el centro de algunos muebles, además de que se ve muy bien esto te da la posibilidad de usarlo para colocar objetos encima, como por ejemplo: un libro, una bandeja, libretas, entre otras cosas. Recuerda que el puff que elijas para estos usos, debe ser uno más resistente que los que conocemos comúnmente.

¿Qué tal como asiento extra?

Bien dicen por ahí que «los asientos nunca están demás» y ¡no mienten! El mejor ejemplo de esto son los días en el que recibes muchos invitados en casa. Estamos seguros de que colocar algunos puffs extras te sacarán de apuros en situaciones como esta.

Necesitas un puff en tu baño

Sí, aunque suene un poco raro, tener al menos un puff en tu baño te será de mucha utilidad. Lo puedes usar para tomar un pequeño descanso antes de darte una ducha o para poner objetos como toallas o algún producto que uses en tu rutina de higiene personal.

¡En tu terraza hace falta un puff!

Sin lugar a dudas, tu terraza es un lugar idóneo para que coloques un puff. Un ambiente como este debe estar adornado con los objetos correctos, que vayan acorde con lo que transmite el lugar.