Entradas

Llega el bebé y la única habitación disponible la ves algo pequeña. Todo tiene remedio. El asunto es saber cuáles muebles pueden servir doble propósito y cómo colocar las piezas diversas, amén de tomar en cuenta cómo se logra alargar visualmente el espacio.

¿Cómo crear la ilusión de más espacio? La clave empieza en el esquema de color. Ha de ser una única tonalidad en las paredes y en el piso. Además, conviene que sea tenue. Un verde pálido, por ejemplo. Nada de matices estridentes, salvo un contraste de color que incluirías en algún cuadro, foto o cojín.

En cuanto a las cortinas, ponlas de material ligero, transparente. Combínalas con tapicería, así como en los cobertores de mesa y cuna, escogiendo si posible el mismo estampado. Nada de combinaciones fuertes. Selecciona dibujos sutiles, motivos suaves…

De los muebles es aconsejable comprar aquellos que se extiendan verticalmente, hacia el techo y no horizontalmente. En vez de una cómoda ancha, busca una de tipo estantería alta. Y haz de la parte inferior de la cuna un elemento para guardar objetos. En las tiendas hay diferentes tipos de cajas especiales, herméticamente cerradas para impedir que entren insectos y polvo.

También, es preferible que uses cestos de gran tamaño para guardar lo que desees, además, de que sirve para decorar.

En el dormitorio del bebé seguro que necesitas un lugar para recoger sus juguetes, o en el baño algo donde meter la ropa sucia o las toallas de más uso, esta pieza puede ser tu perfecta aliada

Estas habitaciones deben estar organizada y obviamente los cestos te ayudaran a mantener ese orden. No importa el tipo de cestos que elijas, hay de diferentes formas y texturas, solo tienes que medir el espacio donde lo colocarás, si optas por el de algodón, pajilla o lona, igualmente te funcionará.

Leer, descansar y relajarse no son actividades que se pueden lograr a cabalidad en cualquier espacio. En muchos hogares aunque cuenten con habitaciones muy cómodas, los miembros de la familia no disponen de un espacio óptimo para leer un fascinante libro, tomar una taza de té o café, o descansar del ajetreo de la rutina.

Los rincones de lecturas son áreas destinadas exclusivamente para ese propósito, allí en ese pequeño espacio insospechado, puedes encontrar un oasis de paz y descansar de tus tareas durante un largo rato. Si aún no has pensado en este espacio que te dará un respiro dentro de tu hogar, aquí te presentamos unas series de ideas para que lo hagas.

Lo primero que debes elegir es el lugar, hay sitios en tu casa que pareciera que fueron creados específicamente para este fin, quizás no lo hayas notado, pero espacios como una esquina del salón o bajo la escalera, junto a la ventana del dormitorio, harán un rincón de lectura ideal. Recuerda que no necesitas mucho metraje, con solo uno o dos metros cuadrados, será suficiente.

Es importante y prácticamente indispensable que tengas una fuente de luz cercana y como su nombre lo indica que ubiques tu espacio de lectura en un rincón y no en medio de una habitación, si no tienes ventanas cerca, debes optar por una lámpara de pie.

Debes colocar un asiento cómodo, la clave del área de lectura es generar un espacio confortable que dé una sensación de privacidad. La calidez también es importante, así que elegir un mueble donde te sientas agradable, puede ser un sillón, un banco o una silla con brazo o incluso, un diván, lo ideal sería que también tuvieras un reposa pies que puedas recoger cuando no estés usando, así ahorrarías espacio. Sin embargo, no hay que dejar de lado que esta área forma parte de otro decorado y que debe respetarse. Considera los colores y las texturas para integrarlo armoniosamente con el resto de la decoración de la sala o la habitación.

Suma elementos que hagan de tu rutina de lectura más amena, una mesita auxiliar junto al asiento es el complemento perfecto. Te servirá para dejar el libro que estas leyendo para hacer otra cosa, dejar los lentes o colocar una taza mientras lees. Una pequeña biblioteca también puede complementar mucho, pues te ayuda a elegir la lectura que disfrutaras en la calidez de tu rincón, todo dependerá del espacio que tengas disponible.

Diseña una iluminación adecuada, recuerda que el fin de este rincón es disfrutar de un libro de manera cómoda y tranquila, y para esto necesitaras tener un buen esquema de iluminación para evitar forzar la vista, lo ideal es contar con una buena luz natural durante el día, es indispensable poseer una lámpara de pie o de mesa para que la puedas ajustar cuando decidas usar ese espacio en la noche.

Delimita el área, las alfombras modernas son una buena opción, le aportan calidez y confort al espacio, además genera una atmósfera distinta y separan un poco, proporcionándole cierta intimidad, pese a que no haya barreras físicas, como biombos o separadores.

Los momentos de relajación son esenciales dentro de la rutina  y si están acompañado del disfrute de un buen libro, pues mucho mejor.